Content

2 comentarios

Detalles de Boda: Entregar dinero a los novios


Regalar dinero en una boda es algo muy habitual, pero si no quieres entregarlo en un sobre blanco, ni te apetece complicarte demasiado la vida, puedes optar por un paso intermedio y meterlo dentro de un sobre algo más original, como éste.

La gracia de este embalaje es la frase "Seguro que éste regalo, no lo tenéis que cambiar". El resto es cosa tuya. Puedes hacer el diseño en el ordenador o dibujarlo a mano.

Este tipo de sobres seguro que se puede comprar en papelerías, pero lo bonito de hacerlo uno mismo, es personalizarlo con los nombres o los gustos de los novios.

Las medidas que yo considero adecuadas son las siguientes:

- 22 cm de largo (que al doblarlo se queda en 11 cm) + 1 ó 2cm por cada lado para las pestañas
- 20 cm de alto (que al doblarlo se queda en 10 cm)

Este tamaño de 26x20 cm cabe perfectamente en un folio normal.

¿Qué necesito?

- Papel
- Tijeras o un cutter y una regla.
- Pegamento de barra
- Ordenador con impresora o un poquito de arte dibujando.

¿Cómo lo hago?

1. Hacer el diseño.

Tened en cuenta que como vamos a doblar la hoja, los dibujos de una de las caras deben estar boca abajo y también que la portada debe estar a la derecha y la contraportada a la izquierda para que todo quede en su sitio cuando lo cerremos.

En los laterales de la mitad inferior o superior del diseño, dibujamos unas pestañas para pegar las dos caras del sobre.
* Si queremos que quede más profesional, para que no se vea el interior del sobre blanco, podemos imprimir en la otra cara del papel un rectángulo del color que queramos y que ocupe toda la hoja.

2. Imprimir y recortar.


* Si no sois muy buenos recortando lineas rectas con las tijeras, podéis colocar una regla a lo largo de la linea a cortar y pasar un cutter pegado al borde de la regla. Así os quedará un corte recto y perfecto.

¡Ojo! Si usáis está técnica, poned un cartón u otra protección debajo del folio para no cortar la mesa.

3. Doblar por la mitad, tanto a lo largo como a lo ancho.
4. Pegar las pestañas laterales con pegamento de barra


5. Introducir el dinero que queramos regalar. Y después podemos meterlo todo dentro de un sobre que hagamos a medida.

Más información »
1 comentarios

¡Vinilo al rescate!... una vez más: Renovar una campana extractora


El vinilo, de nuevo al rescate de los pobres, para subsanar errores sin gastar mucho dinero.

Cuando amueblamos la cocina, quería poner una campana extractora de color negro, pero el de la tienda de electrodomésticos me dijo que eran muy sucias, que cada pequeña salpicadura se veía mucho y que la tendría que limpiar cada vez que cocinase, por lo que nos decantamos por una campana con cristal transparente ¡¡ERROR!!


¿Por qué? Pues porque puede que la negra se vea sucia enseguida, pero le pasas una bayeta y listo, en cambio la de cristal transparente, puedes limpiarla igual y tener el frente impoluto, pero todo el polvo que se acumula por detrás se ve, dándole un aspecto como de cristal esmerilado, y la parte trasera no es tan fácil de limpiar como la delantera.

Para más desesperación, la parte inferior de mi campana está pegada a la pared, por lo que no puedo meter nada para limpiarla por detrás, así que la única solución es desmontar el cristal, limpiarlo y volver a colocarlo.

Con eso, consigues tenerla limpia hasta que se vuelve a acumular el polvo, es decir... ¡nada! y es un verdadero fastidio.


Así que después de 6 años desmontándola cada poco tiempo, me he cansado. Y como mientras funcione no la pienso cambiar, he decidido ponerle vinilo por detrás para que no se vea el polvo que se acumule y así solo tener que desmontarla cuando quiera hacer limpieza general de la cocina y no cada dos por tres.

¿Qué necesito?

- Vinilo
- Espátula de plástico.
- Tijeras
- Alfiler (opcional)

¿Cómo lo hago?

Limpiamos bien el cristal para que esté impoluto. Aseguraos de que no quede ninguna motita o se notará al poner el vinilo.

Pegamos el vinilo por la parte trasera, ayudándonos de una espátula o tarjeta de crédito para pegarlo bien a medida que avanzamos y que no queden burbujas.

Si nos sale alguna burbuja, podemos pincharla con un alfiler y pegar bien el vinilo con la espátula para quitar la burbuja y que no se vea el agujero del alfiler.

Así de simple.

Como yo no tenía ningún vinilo tan grande como el cristal que me permitiese cubrir la superficie sin hacer ningún empalme y la idea de que se notase un corte en medio de la campana no me hacía mucha gracia, pensé que si debía hacerlo en varios trozos, haría que tuviesen sentido, y opté por darle un toque más alegre haciendo que fuese a juego con el vinilo del árbol que tengo en la otra pared de la cocina.


Para ello, primero hacemos el diseño de una rama a mano alzada, para hacernos una idea de dónde colocar cada elemento.


A continuación lo dibujamos y recortamos en el vinilo. Con negro hacemos las ramitas y con verde las hojas.

Colocamos primero estos elementos y después el vinilo blanco encima y aprovechamos las ramas para hacer el corte del vinilo blanco y que todo se vea uniforme por la parte delantera.


Finalmente, colocamos el cristal en su sitio, ¡y ya tenemos campana nueva!



Más información »

Seguidores

One Lovely Blog Award

One Lovely Blog Award

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *